El hecho generó conmoción entre los vecinos, ya que el atraco se concretó a plena luz del día.

Un policía evitó que dos asaltantes se llevaran la recaudación de una heladería ubicada en avenida Roca y Entre Ríos. El hecho generó conmoción entre los vecinos, ya que el atraco se concretó a plena luz del día.

El agente José Darío Ortega, que presta servicios en la División Motorizada de Yerba Buena, se encontraba esperando el ómnibus que lo llevaría a su puesto de trabajo cuando un vecino le advirtió que dos hombres estaban asaltando el local. El uniformado, cruzó la avenida e ingresó al local identificándose como policía.

Los sospechosos, según confiaron varias fuentes, se trenzaron en lucha con Ortega. El uniformado golpeó a uno y abrazó a su cómplice que tenía el arma. La lucha continúo por unos segundos hasta que se escuchó un disparo y terminó cuando el policía y el acusado atravesaron la puerta de vidrio del local. Ambos quedaron tendidos en el piso, mientras que el otro ladrón aprovechó la confusión para huir del lugar.

Los vecinos, asombrados por lo ocurrido, llamaron al Servicio 911, y los agentes llegaron casi al instante. Redujeron al asaltante y atendieron a su compañero.

“Fue todo muy rápido. El cana se la jugó en serio. No tuvo problemas en intervenir. Se la rebancó. El otro ‘choro’ salió corriendo del lugar. No sabemos si tenía una moto”, comentó Juan Carlos Medina, vecino del lugar.

El agente fue trasladado al hospital Padilla para ser atendido de un profundo corte en el rostro que sufrió. El asaltante, quedó detenido.

 

 

La Gaceta