Los yihadistas que perpetraron los ataques en Cataluña, con un saldo de 14 muertos y más de un centenar de heridos, “llevaban meses planeando un atentado”, y la explosión fortuita en el municipio catalán de Alcanar frustró un atentado de mayor magnitud en Barcelona.

La explosión de hace dos noches en una casa de Alcanar, provincia de Tarragona, donde manipulaban varias garrafas de gas, hizo que los los radicales debieran actuar de forma desesperada e improvisada para atentar en Barcelona con un atropello masivo y posteriormente en Cambrils.

La vivienda de Alcanar supuestamente sirvió como base de operaciones para idear los atentados.

“La explosión hizo que ya no contaran con el material necesario para preparar atentados de mayor alcance en Barcelona”, explicó el comisario jefe de los Mossos d’Esquadra (policía catalana), Josep Lluís Trapero.