Los efectivos fueron denunciados por el propietario damnificado.

Un fuerte ruido y los gritos de su hija despertaron al dueño de casa, que salió de su cuarto a ver lo que sucedía. Cuando abrió la puerta de su habitación, se encontró con el personal del Grupo Cero dentro de su vivienda, ubicada en Villa 9 de Julio. Sin mediar palabras, los efectivos inmovilizaron al hombre (37), quien no ofreció resistencia, y lo tiraron al suelo. Buscaban a miembros del Clan Toro, pero se habían equivocado de casa.

Cuando la víctima les hizo entender que no tenía nada que ver, se acercó hasta la seccional 10º para realizar la denuncia correspondiente. Allí le confesaron que se trató de un allanamiento ordenado por la Justicia, pero que se habían equivocado de domicilio. El hecho se registró ayer, en horas de la tarde.

El comisario le pidió las disculpas del caso, lo cual no convenció al damnificado, ya que además de los daños físicos por el procedimiento, declaró que fue amenazado por uno de los efectivos.

En la seccional pidió que lo revise el médico de la Policía para constatar las lesiones sufridas y aseguró tener identificados a los miembros del Grupo Cero que ingresaron a su casa donde vive con su mujer, sus cinco hijos y sus suegros.