Un cabezazo del delantero, que sabe amargar a los “grandes”, le dio la victoria a Atlético

EN ESTA NO PUDO SER. Cuando el partido estaba 1-0, Zampedri falló una gran chance para estirar la ventaja . Aliendro condujo la “contra” y le sirvió en bandeja el tanto al “9”, quien le pifió a la bola. la gaceta / foto de hector peralta

Ve venir a los equipos grande y comienza a disfrutar. Fernando Zampedri no sólo es el goleador del “Decano”, que ayer volvió a sonreír. Además, es el “as” de espadas que tiene Atlético para quedar bien parado ante los grandes protagonistas del fútbol argentino.

Ese cabezazo de pique al suelo, nacido en una jugada de pelota parada (una de las únicas llaves para destrabar un partido complicado), fue suficiente para que Atlético pueda recuperar la memoria ganadora. “Necesitábamos muchísimo volver a ganar. No lo hacíamos desde el primer partido del año, contra Sarmiento”, transmitió sus sensaciones el goleador minutos después de haber sentenciado los sueños de San Lorenzo.

Que la vuelta al triunfo haya sido ante uno de los equipos más fuertes del torneo y que está en la pelea por el título no es un dato menor para el nacido en Chajarí, Entre Ríos. “Esto ayuda un montón. Es muy importante para nosotros como equipo. Volvimos a ganar justo a un candidato. Hay que seguir por este camino”, firmó el atacante que fue verdugo de Racing, Boca, Independiente y, ayer, sumó a esa lista especial a San Lorenzo.

A Zampedri solamente le falta convertirle a River, pero no se desespera. Mantiene el perfil bajo, pensando en seguir creciendo a la par de un equipo que ayer se recuperó de unas semanas donde la amnesia había ganado la batalla. “Yo juego igual todos los partidos. Siempre mi idea es andar bien y tratar de hacer goles para ayudar al equipo. Por suerte estoy muy bien en lo personal. Espero que todo siga así”, explicó antes de dejar en claro el valor que tiene esta victoria para el “Decano”.

“Esto es un volver a empezar. Sufrimos varias derrotas consecutivas y eso nos dolía mucho. Esta victoria suma mucho en lo anímico. Ahora hay que seguir creciendo como” resaltó.

El 1-0 es mucho más que un triunfo para el goleador. “Mantuvimos el arco en cero y ganamos. Todo salió perfecto. Cerrar los partidos es algo que nos venía costando muchísimo y en esta ocasión lo pudimos hacer sin problemas. Hay que seguir de esta manera”, señaló.

Luego marcó la ruta a seguir para acumular más alegrías. “Hay que volver a ser fuertes atrás y punzantes arriba. Este tiene que ser el nuevo punto de despegue para el equipo”, concluyó Zampedri.

Nadie tiene descanso

El plantel volverá a los entrenamientos hoy, a las 10, en el complejo. Los jugadores que fueron titulares ayer solo harán trabajos regenerativos mientras que el resto quizás haga fútbol.

A pensar en el próximo

Atlético jugará el sábado contra Racing, por la fecha 21, en horario a confirmar. La “Academia”, antes, deberá completar el partido que empataba con Tigre 1-1 y del que restan jugar 67 minutos. La reanudación será el miércoles, a las 19.

Lo vieron desde la platea

Cristian Menéndez, Guillermo Acosta y José Méndez vieron el partidos en la primera fila del sector 2 de plateas. El “Polaco” reaparecerá contra Racing luego de su edema en el muslo derecho.

Cuello y un debut histórico

El estadígrafo Sebastián Roldán registró que Tomás Cuello es el primer jugador nacido en el año 2000 que juega en Primera. Es el más chico de esta temporada.

Canuto se lo pierde

El defensor (foto) recibió ayer su quinta amarilla y no podrá jugar contra Racing. Teniendo en cuenta su lesión y el descanso obligado que tendrá, seguramente reaparecerá el martes 25 por la Copa, ante Jorge Wilstermann. Enrique Meza Britez, que se recupera de una distensión fibrilar en el cuádriceps, podría reaparecer para sustituirlo.